CONFLICTOS DE ASCO Y RESISTENCIA

En los conflictos de asco y resistencia hay un  relé que se manifiesta en la zona del mesodermo, pero tiene inervaciones neuronales de sustancia gris. Este relé regula el páncreas en su función endocrina, llevada a cabo en los islotes de Langerhans, que producen las hormonas insulina y glucagón, entre otras.

El asco está reflejado en el hemisferio femenino. La resistencia, en el masculino. El asco y la repugnancia tienen el sentido biológico de detectar qué alimentos no son comestibles.  Afectan a la hormona glucagón y su conflicto principal es sentir asco por algo, por alguien, o por uno mismo. Montserrat Batlló lo explica perfectamente al abordar el conflicto de reprogramación relacionado con la grasa: cuando algo nos da asco, el cuerpo reacciona  bajando la insulina en sangre, lo que impulsa a comer más, ya que las células les falta azúcar para funcionar.

La resistencia es masculina, porque el hombre debe aguantar mas tiempo sin comer. Cuando caza,mantiene la insulina en sangre: debe resistir

Diabetes

La diabetes es la enfermedad más importante relacionada con este tipo de conflicto. Se trata de una constelación entre el asco y la resistencia. Por eso los diabéticos pasan de una hiperglucemia a una hipoglucemia, muchas veces sin saber por qué. Siempre hay que buscar que produce asco y a que se opone resistencia.

También es una enfermedad relacionada con el frío. Si tengo relaciones frías, si estoy en un lugar frío (ya se trate de frio real o simbólico), lo más probable es que aumente mi nivel de azúcar en sangre. Se trata de una solución biológica, pues el azúcar es un anticongelante natural.

Pondré un ejemplo de una amiga que tiene diabetes. Ella debía ir a una conferencia en un lugar donde sabía que el aire acondicionado iba a estar a una temperatura muy baja para su gusto. En esa conferencia se estaba hablando de la diabetes. A partir de ese momento, comenzó a observarse y controlarse emocionalmente. Por aquel entonces ella se controló el azúcar, y vio que le había subido mucho. Al poco rato de tomar conciencia de ello, su azúcar había vuelto a niveles normales. En la actualidad, ha aprendido a controlar sus emociones relacionadas con lo que le da asco y con lo que le provoca resistencia, y necesita dosis de insulina.

Se sabe que la diabetes afecta a poblaciones que viven o se sienten aisladas. Ello evidencia la relación de la diabetes con conflictos de aislamiento, con sentirse aislado o sentir que se está siendo aislado. La diabetes también se vincula con la (la casa divida en dos) como por ejemplo los conflictos de pareja que comparten  la misma residencia, pero dividida por la mitad, de una forma real o simbólica.

Dos ejemplos: un señor en un barrio periférico de una gran capital, donde cada día aumentaba la población de inmigrantes. Se sentía aislado y no quería o no se atrevía a salir de casa.  Sus vecinos le producen asco, y desarrolló una diabetes tipo II.

Un hombre tuvo que separarse de su hija a causa del divorcio. El vivía esta separación como un aislamiento. Decía «no tengo contacto con mi hija porque su madre le habla mal de mi»,»mi relacion con mi hija es muy fría por culpa de su madre». también desarrolló una diabetes tipo II.

 

Publicado en Uncategorized y etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *