Que conflicto emocional estoy viviendo HUESOS

HUESOS

3ª Etapa. (Movimiento, valoración)

Por problemas óseos se entienden todas las enfermedades que empiezan con «osteo» y en todos los casos, los problemas de huesos, están relacionados con un conflicto emocional de «falta de soporte».

Qué conflicto emocional estoy viviendo?

Si yo presento cualquier síntoma en uno o varios huesos, necesariamente estoy viviendo un conflicto emocional de desvalorización. Conflicto especifico en función de la parte del cuerpo afectada (habrá de analizarse el significado de la parte afectada y sumar «falta de soporte»).

TEJIDO OSEO

Está compuesto por células y componentes extracelulares calcificados que forman la matriz ósea.

Se caracteriza por su rigidez y su resistencia tanto a la tracción como a la compresión

Se renueva y reabsorbe continuamente gracias a la actividad de sus células específicas

Composición del hueso:

 Células Osteoprogenitoras:

Derivan de células de origen mesenquimal, se hallan en las superficies libres de los huesos.

Cuentan con potencial para diferenciarse en condroblastos u osteoblastos

Osteoblastos:

Sintetizadoras de matriz ósea.

Osteocitos:

Parten de la diferenciación de los osteoblastos, no pueden reproducirse.

Osteclastos:

Degrada y reabsorbe hueso. Deriva de células hematológicas.

Funciones:

– Soporte, forman la estructura.

– Protección de órganos vitales.

– Movimiento, sirven de palanca para los músculos.

– Almacenamiento, papel muy importante en la fisiología del calcio.

– Hematopoyesis, formación de la sangre, en la médula ósea roja.

Los huesos, por ser la parte sólida del cuerpo, representan el sostén.

Un problema en los huesos, se relaciona siempre con el temor de no ser apoyado lo suficiente o no apoyar bien a los demás.

Se presenta en una persona que se valora o no se siente lo suficientemente fuerte para ocuparse de su propia vida. Por lo general, aquella persona que presente problemas en los huesos, necesariamente será una persona dependiente, sobreprotegida, chantajista o que le guste vivir su vida como «víctima» de las circunstancias. Cuando hablamos de cáncer en los huesos, es la máxima declaración de que una persona se siente «basura». Por completo débil, por completo insignificante, por completo dependiente de los demás.

La persona que suele sentirse obligada a apoyar a los demás es aquella que necesita que dependan de ella para sentirse importante. No triunfa en la vida por sí sola. Se desvaloriza en cuanto no se siente útil. Esta es la razón por la que, al envejecer, se suele padecer osteoporosis u otra enfermedad que comience por «osteo». Los problemas óseos pueden manifestarse también en la persona que le tiene miedo a la autoridad. Se desvaloriza ante ella. Como reacción, intenta volverse autoritaria o dominante.

Es altamente común que se presenten problemas en los huesos en aquellas madres que no desean que sus hijos se alejen, hagan su vida, sean independientes. Es la manera que tienen las madres tóxicas de llamar fuertemente la atención de los hijos, es un llamado hacia ellos para que vuelvan al nido y ella continúe obteniendo beneficios de ellos.

Cuál es la emoción biológica oculta?:

 – No puedo vivir sin ayuda.

– Necesito que otros vean por mí.

– Necesito ayudar a todos.

– Dependo de los demás para vivir.

– Todos dependen de mí para vivir.

– No valgo nada si estoy solo.

– No puedo hacer nada solo.

Con cualquier problema en los huesos, tu cuerpo te envía el mensaje de que creas más en ti y te sientas más fuerte ante ti mismo, reconociendo que tienes más fuerza de la que crees. También te dice que es momento de que te estabilices en la vida haciendo cosas   que te agraden en el mundo físico, sin sentirte culpable y con amor hacia ti mismo. Tu cuerpo  te muestra que tienes todo lo necesario para crear tu propia estabilidad sin depender de los demás.

No necesitas creer que eres «demasiado» ni «demasiado poco», que eres esto o aquello, para ser una persona importante.

Permítele a los demás volar y hacer su vida, no utilices el chantaje para atraer la atención de nadie.

Date permiso para valorarte por lo que eres y no por los resultados de los demás, de aquellos a quienes quieres. Ante la autoridad, date cuenta de que  el hecho de que alguien lo sea en un terreno específico no la hace valer más que tú.

Establece contacto con las áreas en las que podrías enseñar a los demás.