Tres orígenes de las enfermedades:

De acuerdo a muchos expertos en la biodescodificacion existen tres formas de analizar las enfermedades y lo que sucede en nuestro interior:

1 – Puede existir una necesidad inconsciente dentro de ti, y tu cuerpo te está diciendo que algo te hace falta o es necesario que te prestes más atención para poder satisfacer esa necesidad.
2. Existe una forma de pensar que tienes constante, es decir una idea que mantienes en tu mente que se enfoca en lo negativo y tu cuerpo traduce ese pensamiento en una enfermedad
3. Algo que debes de aceptar para que cuerpo puede sanar (mucho de esto tiene que ver con el perdón y con cosas pasadas que siguen inconclusas en tu interior o que todavía te afectan, aun cuando no seas totalmente consciente de ello).
A lo mejor puedes pensar que esto no tiene ninguna base científica pero yo me he dado cuenta que muchas de las cosas que experimento tienen que ver con algo que creo o que pienso, o algo que siento en algún momento. Esto no quiere decir que la enfermedad sea un castigo sino que la enfermedad nos permite darnos cuenta de que hay algo que tenemos que solucionar en nosotros mismos. Digamos que es tu cuerpo diciendo «ey, pon atención, tú eres importante, cuídate!».

Sanar tu cuerpo
Entonces, te preguntarás cómo puedes sanar tu cuerpo. La respuesta es sana tu interior, sana esas emociones que llevas dentro, muchas de las cuales ya se han convertido en una forma de actuar constante. Descubre el origen mental de la enfermedad lo cual te puede ayudar a descifrar que tipo de ideas son las que mantienes y lo que te están generando.
Los principales patrones de ideas y sentimientos que generan enfermedades son:
• Las críticas
• Los resentimientos
• Las culpas
• El enojo
Por ejemplo, la crítica a uno mismo por mucho tiempo puede generar enfermedades como la artritis.
El enojo puede causar problemas como infecciones o cosas que degeneran a nuestro cuerpo.
El resentimiento por largo tiempo puede convertirse en enfermedades como tumores o cáncer.
La culpa por lo regular requiere que algún tipo de castigo y esto puede generar dolor.

Así que ya tienes la clave para sanar y empezar y deshacerse de todos los sentimientos negativos, no sólo para curar una enfermedad en específico, sino porque te dejarán vivir más en paz contigo mismo y ser feliz.

LA ENFERMEDAD Y SU EMOCIÓN OCULTA

¿Cuánta amargura se necesita para que se convierta en diabetes?

¿Cuánta soledad, rencor o insatisfacción se requiere para manifestar un cáncer?

¿Cuánta ira se precisa para que se convierta en gastritis?

¿Cuántas palabras no dichas y guardadas te has callado, para que se transformen en problemas en la garganta o tiroides?

¿Cuantas insatisfacciones son necesarias para que se originen las infecciones?

¿Cuánta falta de amor se requiere para para que se genere una dermatitis?

¿Y cuál será la dosis de abandono para la obesidad?

¿Cuántas emociones no digeridas necesitas, para que se conviertan en enfermedades?

Toda emoción o sentimiento mal canalizado causa una enfermedad y despierta un patrón repetitivo emocional ancestral dormido. ¿Cuánto tiempo más necesitas esperar para resolver  eso que es importante resolver en tu vida? Es tiempo de tomar acciones reales y concretas para cambiar el patrón, cambiar tu historia.

Según estudios médicos el 90% de las enfermedades parten de las emociones: he aquí la importancia de sanar nuestro interior y tener una vida plena y saludable.

¿Y TÚ QUE HAS OLVIDADO O CALLADO QUE AHORA TE DUELE?

LOS CONFLICTOS EMOCIONALES EN BIODESCODIFICACIÓN

LOS CONFLICTOS EN BIODESCODIFICACIÓN

Incluso yo, cuando algo me sucede cuando algo me duele, cuando algo me pone triste o me emociona, me quedo pensando si es por algo que hice o vi hoy, si es por algo que me sucedió de niña o adolescente, si es por algo que me dijo alguna vez mi mamá, si es porque me sugestioné al ver alguna película o leer alguna noticia o qué carambas pasó.

Todos somos así, absolutamente todos los seres humanos somos así.
Queremos racionalizar las causas o la causa específica de algo que nos esté ocurriendo y casi nunca pensamos que puede ser el resultado de varios procesos distintos que simplemente se conjuntaron por la magia de las estrellas.

Todos y dependiendo el “grado” de “importancia” que le demos a lo ocurrido, navegaremos por un mar de opciones posibles a aquello que nos pasa.
Puede ser un dolor, puede ser una emoción de miedo, puede ser ansiedad, puede ser un ataque de ira, pueden ser unas ganas de llorar inexplicables, puede ser una sensación de vacío, puede ser una desconfianza de pronto, puede ser una duda que nos invade, puede ser un kilo más que no comprendemos de dónde salió….porque puede ser “lo que sea”.
Por supuesto comenzaremos con un análisis rápido de cosas básicas y simples como:

– ¿Qué comí hoy?
– ¿Qué hice hoy?
– ¿Qué me dijo o hizo tal o cual persona?
– ¿Con quién me peleé o discutí?
– Qué noticia oí?
– Qué pasó en mi casa?
– Etc., etc., etc.

Hay ocasiones en que efectivamente fue algo que nos ocurrió, encontramos lo sucedido, volvemos a sentir la emoción vivida y damos con el hecho que nos produjo ese conflicto, la causa de dicha emoción, el pensamiento, el problema y todo vuelve a la normalidad.
Pero no siempre es así…ojalá fuera siempre así. Ojalá fuera tan fácil como tan sólo localizar la situación que nos hizo vivir un conflicto emocional.

En Biodescodificación los conflictos pueden ser tan variados y distintos que a veces, encontrar la verdadera causa de aquello que nos aqueja pareciera imposible. E incluso son tan tiernos y románticos esos conflictos, que hasta de mezclan confundiéndonos todavía más y es cuando de pronto, si alguien nos pregunta ¿qué pasó? Decimos que no pasó nada.
Entenderemos entonces por conflicto, toda aquella circunstancia que me hace sentir “raro”, que me resulta “desconocida”, eso que estoy sintiendo pero que “no comprendo”. Eso que cambió mi día o que me hizo dejar de ser yo e incluso me impide volver a ser lo que era hasta ayer o hasta hace unos minutos era yo. Eso que me ha quitado mi confianza en mí, mi fuerza, mi valentía, mi seguridad.

Vamos a comenzar por conocer a los CONFLICTOS, porque con ello podremos saber cuándo menos, por dónde comenzar a buscar cada que sintamos que algo ha cambiado en nuestra vida, en nuestro día a día, esa emoción o pensamientos que hasta ayer no estaba y que hoy está:

CONFLICTO COYUNTURAL:
Que para ser honestos yo mejor llamaría CONFLICTO CIRCUNSTANCIAL porque la verdad, se entiende mejor.

Un conflicto CIRCUNSTANCIAL es algo que tal vez estamos viviendo por primera vez, jamás lo hemos vivido, no sabemos cómo reaccionar, no sabemos qué decir, no lo hemos visto ni en nuestra familia ni en una película, simplemente está ocurriendo y no sabemos qué hacer o qué decir o qué pensar.
Nos está ocurriendo sólo a nosotros, aunque estemos entre más personas.
Puede ser una emoción, puede ser un dolor, puede ser un pensamiento…
Algo pasó o está pasando y no sabemos qué hacer porque en “nuestra normalidad”, jamás había ocurrido.
Puede ser que esté yo viviendo un accidente de tránsito, tal vez acaban de chocar mi auto.

Tal vez entro a mi casa y descubro que entraron a robar, tal vez descubro que la señora que me ayuda con la limpieza no está y me hace falta un collar.

CONFLICTO ESTRUCTURAL:
Pensemos en una construcción, pensemos que apenas comenzaron esa construcción, ya hay algunas columnas, algunos muros, varillas, huecos para ventanas, huecos para puertas, cimientos, parte de la barda, etc.
Esa obra en construcción y esa obra en construcción, somos nosotros.
Y esa estructura, esas partes estructurales, esas varillas, columnas, cadenas, cimientos…son los elementos que van a constituir lo que seremos al final.

Podemos resultar una casa débil porque a la cimentación le faltó concreto.
Podemos resultar en una casa oscura, porque nos colocaron pocas ventanas.
Podemos resultar en una casa con goteras, porque al colado la losa del techo con un concreto de mala calidad.
Podemos resultar en una extraordinaria casa, firme y bien iluminada.
Podemos resultar una casa sencilla, mal terminada y sin mucha gracia
Podemos resultar una súper casa funcional, estética, bella por fuera, bella por dentro y fuerte.

¿Y quién ha construido esa casa?, ¿Quiénes diseñaron esa casa?
¿Quiénes han intervenido para que yo sea una buena o una mala casa?
¿Quiénes han influenciado el estilo de esta casa que soy yo?
Pues obviamente mis padres junto con el resto de la familia.

– EL TRANSGENERACIONAL (Toda mi familia desde mis padres hasta mis tatarabuelos)
– EL PROYECTO SENTIDO (Todo lo vivido por mis padres desde 6 meses antes de concebirme y hasta mis 3 añitos).

Somos todos y cada uno de nosotros, el resultado de sueños, expectativas, deseos, frustraciones, desgracias, malas suertes, economías, calamidades, amores, desamores, felicidades y tristezas de cada uno de todos ellos.

De verdad que habría que sentarnos un día para una profunda introspección de lo que toda la familia ha programado en nosotros.

Continuemos con nuestra metáfora de la “casa”.
Ahora imaginen, que esa estructura, la de toda la casa, tiene ocultos (porque así andaban los albañiles, muy creativos y ocurrentes) pequeños “paquetitos” de pólvora.
Nos están construyendo con paquetitos de pólvora ocultos, escondidos, secretos.
Nadie los ve a simple vista, nadie los siente.
Y la obra sigue, la construcción de esa casa que soy yo, sigue.

Esos paquetitos de pólvora, son los dramas, los llantos, los problemas amorosos, los conflictos económicos, los secretos, los abandonos, las muertes, las pérdidas, los accidentes, las orfandades, todo lo feo que le ha ocurrido a cada uno de los miembros de mi familia y que nunca se solucionó y se olvidó pero no se superó.
Esos paquetitos de pólvora, me los están instalando a mí, sólo que yo no lo sé, ni idea tengo que esos paquetitos existen y los traigo conmigo, están ocultos.

A estos paquetitos de pólvora, se les conoce como CONFLICTOS PROGRAMANTES.
Me están programando para “resolver” aquello que el transgeneracional o el proyecto sentido no resolvió.
Pero resulta triste y molesto, porque yo no lo sé, ni siquiera lo intuyo, no tengo la menor idea y lo peor, YO NO MEREZCO ESO.

Pasamos entonces al CONFLICTO DETONANTE, a esa vivencia que de pronto, hace estallar algunos de mis paquetitos de pólvora.
Resulta que mi pareja me abandonó y yo entré en depresión, perdí las ganas de vivir, ya no tengo paz en mi corazón, ya no confío en los hombres, pero quiero casarme, pero quiero tener hijos, pero ahora con quién, pero por qué me dejó, pero por qué me engañó…
¿Se dan cuenta de algo?
Ese conflicto detonante tan sólo hizo estallar ese paquetito de pólvora que correspondía a un conflicto de desamor y de abandono de alguien en mi familia, de alguien que pudiera ser mi tía, mi abuela, mi bisabuela, etc.
Yo tan sólo detoné justo ese paquetito de pólvora, al haber vivido una circunstancia similar que trajo a mi mente subconsciente las mismas emociones que vivió en su momento la persona de mi árbol. O tal vez fue pólvora programada por mi madre por todas sus experiencias de desamor o el desamor que ella vio entre sus padre. Yo tan sólo soy la “pobre víctima” elegida por los Dioses del Olimpo, para pagar los platos rotos.
¿Y por ese abandono yo me enfermo?
¿Y por ese abandono yo muero?
¿Y por ese abandono yo pierdo mi trabajo?
¿Y por ese abandono yo me quedo soltera para siempre?
¿Y por ese abandono yo comienzo con sobrepeso?

Eso que la linda medicina moderna llama ahora “enfermedades genéticas” o “genética” simplemente, no es que paquetes de polvorita heredados, esperando detonar, explotar.
Somos las casas diseñadas y construidas al gusto y manera de TODOS los miembros de nuestra familia materna y de todos los miembros de nuestra familia paterna.
Y para hacer éste lío más gordo, estamos todos ustedes y yo misma, vulnerables a EXPLOTAR ante vivencias específicas que nos harán tropezar, derrumbarnos, enfermar.

Eso es lo que descubrió la Biodescodificación.
Que mientras no encontremos qué paquetitos de pólvora nos fueron colocados y quiénes fueron los que colocaron dichos paquetitos de pólvora, estaremos vulnerables toda nuestra vida.
Hay personas vulnerables a conflictos económicos, otros más, vulnerables a conflictos de pareja, otros más a conflictos familiares, otros más a conflictos reproductivos…y así, los hay para todo tipo de conflictos.

Y justo es cuando explota un paquetito de pólvora, que nos preguntamos “¿Qué pasó?”, esto no es normal, yo no soy así o yo no era así, algo está mal, debo arreglar esto…

Y podemos traer paquetitos de pólvora que estallarán cuando tengamos horas de haber nacido, o pueden estallar a nuestros 75 años cuando se rompa esa cadera.
O paquetitos sumamente pequeñitos que estallan día tras día y nos acostumbramos a ellos como una diabetes, como una artritis.

TODA UNA INJUSTICIA, lo sé.

Y ahí vamos por la vida preguntándonos por qué siempre nos enamoramos del infiel, o por qué no he podido tener hijos, o preguntándonos por qué siempre nos enamoramos de hombres o mujeres casadas, o preguntándonos por qué ningún negocio que pongo funciona, o preguntándonos por qué mi hijo nació enfermo, o preguntándonos por qué jamás terminé una carrera, o preguntándonos por qué nos da miedo manejar, o preguntándonos por qué no veo bien de lejos o de cerca, o preguntándonos por qué nos duele ver animalitos en la calle tirados, o preguntándonos por qué acumulo cosas, tal o cual cosa….

Porque vinimos a este mundo, a resolver todo aquello que TODA nuestra familia jamás resolvió. Porque vinimos a repetir todo lo que ellos padecieron pero nunca superaron. Porque vinimos a cambiar la historia. Porque fuimos diseñados y estructurados (como casas) para ser tan lindos o tan horribles como ellos lo imaginaron. Para ser tan fuertes o tan débiles como ellos lo planearon.
Para estar tan solos o tan acompañados como ellos lo planearon.

Y claro que intervienen a lo largo de nuestra vida nuestras costumbres, nuestra religión, hasta el barrio en el que crecemos. Influye si estudiamos o si no estudiamos. Influye el país y la economía en la que nacemos, todo eso influye por supuesto. Pero la pólvora ahí está, lista para ser detonada y estallar en cualquier momento.

¿Y qué puede cambiar esto?
¿Quién puede resolver esto?

Tú y nadie más que tú.
En mi caso yo y nadie más que yo.

Porque si tomo conciencia, si razono, si de verdad me pongo a analizar cómo es mi familia. Con objetividad, con honestidad, sacando del camino creencias religiosas, sacando del camino expectativas soñadoras, sacando del camina romanticismos cursis, podremos descubrir cómo son las verdaderas estructuras de esas casas que llamamos “familiares”, “amigos”, “pareja”, “hijos”, etc.

Yo no puedo liberarme y ver la estructura real de mi madre mientras yo viva pensando en que es “mi santa madre”, “que me dio mi sopita”, “que ahora ya es mi mejor amiga”…no
Yo debo analizar a mi madre sin mi existencia. Yo debo analizar a mí por completo.
¿Cómo fue educada o criada esa niña, cómo fue su infancia, cómo fue su adolescencia, logró sus objetivos, tuvo sueños, quería hijos, cómo la trataban sus padres, la valoraban, la amaban, la valoraban, es valiente, es miedosa, es libre, es autosuficiente?
Debo imaginar que mi madre, es la vecina, una mujer que NO TIENE RELACIÓN CONMIGO y desde allí, desde ese punto de vista “sin apegos”, observar su estructura, comprender “sus daños”, comprender por qué la diseñaron así…y liberarme de ello.

Y lo mismo con mi padre, tíos, abuelos, bisabuelos, todos.

Porque tengo que “desmenuzar” a la familia para poder localizar de quién traigo tal o cual comportamiento, miedo, etc. Tal o cual paquetito de pólvora y sobre todo, reconocer todo aquello que puede hacerlos detonar.
Debo olvidar que mi abuelita es una lindura (no la veas como abuelita, salte de ese carril y analiza a tu abuela desde su niñez).
Olvida que tu padre es un gran hombre trabajador y honesto (salte de ese carril y lo mismo, analízalo desde su niñez, desde su relación con sus hermanos, desde su relación con su mismo padre o madre).

Es como si de pronto, fueras a “remodelar” cada una de las casas que son cada miembro de tu familia.
Arrancarás papeles tapiz, quitarás puertas y ventanas, quitarás yeso, plafones, todo…porque deberás llegar al concreto, varillas y cimientos de cada uno de ellos.
Encontrar sus miedos, sus errores, sus tragedias, sus frustraciones, encontrarás las vivencias de cada uno que provocaron el hecho de tú heredaras sus paquetitos de pólvora.
Este verdadero análisis te permitirá comprender que ninguno de tus síntomas, dolores, ansiedades, sufrimientos o lo que haya sido, fue tuyo jamás. Tú sólo viviste un “detonante”.

Ir redactando una carta de duelo, en donde expreses lo que vas descubriendo de tu familia, aquello en lo que no concuerdas, aquello que tú no consideras justo, aquello que te duele, lastima o molesta, irá descargando tus polvoritas. Te permitirá ir sanado esas relaciones AMOR-ODIO que realmente vives con tu madre, tu padre, tus hermanos, tus tíos, tus abuelos, etc.
Debes sentirte en paz, limpio, tranquilo, capaz de amar ahora si a toda tu familia porque sus estructuras las has comprendido y te has limpiado de ellas, porque ahora sí valoras esa sopita caliente, ese abrazo o ese beso de tu linda abuelita o tu mamá o tu papá.

Escribir para liberar, llorar, enojarte, limpiar tu estructura para que ahora seas tú la que diseñe tu casa, para que te diseñes fuerte, con los colores que a ti te guste, con las ventanas que más te gusten, que seas simplemente lo que mereces ser.

 

 

OTRAS EPIDEMIAS

  • Sífilis: se trata de un conflicto relacionado con religión y la sexualidad. Existe culpabilidad con relñacion a la sexualida. Se puede considerar que el sexo es solo para reproducirse y no para sentir placer, o puede que el sexo haya sido causa de vergüenza para la familia. Históricamente se trataba con mercurio, y por lo tanto mucho de los síntomas relacionados con esta enfermedad tienen más relación con los efectos tóxicos de este metal que con los síntomas de la fase de reparación.
  • Sarampión: como ya hemos dicho anteriormente, se trata de un conflicto de separación, el que (algo apesta).

  • Varicela: conflicto de separación de la madre, ambiente de cambio.

  • Paperas: conflicto de separación con relación a la afectividad (o al alimento).

  • Tosferina: conflicto de separación, con peligro de muerte inminente.

CONFLICTOS DE ASCO Y RESISTENCIA

En los conflictos de asco y resistencia hay un  relé que se manifiesta en la zona del mesodermo, pero tiene inervaciones neuronales de sustancia gris. Este relé regula el páncreas en su función endocrina, llevada a cabo en los islotes de Langerhans, que producen las hormonas insulina y glucagón, entre otras.

El asco está reflejado en el hemisferio femenino. La resistencia, en el masculino. El asco y la repugnancia tienen el sentido biológico de detectar qué alimentos no son comestibles.  Afectan a la hormona glucagón y su conflicto principal es sentir asco por algo, por alguien, o por uno mismo. Montserrat Batlló lo explica perfectamente al abordar el conflicto de reprogramación relacionado con la grasa: cuando algo nos da asco, el cuerpo reacciona  bajando la insulina en sangre, lo que impulsa a comer más, ya que las células les falta azúcar para funcionar.

La resistencia es masculina, porque el hombre debe aguantar mas tiempo sin comer. Cuando caza,mantiene la insulina en sangre: debe resistir

Diabetes

La diabetes es la enfermedad más importante relacionada con este tipo de conflicto. Se trata de una constelación entre el asco y la resistencia. Por eso los diabéticos pasan de una hiperglucemia a una hipoglucemia, muchas veces sin saber por qué. Siempre hay que buscar que produce asco y a que se opone resistencia.

También es una enfermedad relacionada con el frío. Si tengo relaciones frías, si estoy en un lugar frío (ya se trate de frio real o simbólico), lo más probable es que aumente mi nivel de azúcar en sangre. Se trata de una solución biológica, pues el azúcar es un anticongelante natural.

Pondré un ejemplo de una amiga que tiene diabetes. Ella debía ir a una conferencia en un lugar donde sabía que el aire acondicionado iba a estar a una temperatura muy baja para su gusto. En esa conferencia se estaba hablando de la diabetes. A partir de ese momento, comenzó a observarse y controlarse emocionalmente. Por aquel entonces ella se controló el azúcar, y vio que le había subido mucho. Al poco rato de tomar conciencia de ello, su azúcar había vuelto a niveles normales. En la actualidad, ha aprendido a controlar sus emociones relacionadas con lo que le da asco y con lo que le provoca resistencia, y necesita dosis de insulina.

Se sabe que la diabetes afecta a poblaciones que viven o se sienten aisladas. Ello evidencia la relación de la diabetes con conflictos de aislamiento, con sentirse aislado o sentir que se está siendo aislado. La diabetes también se vincula con la (la casa divida en dos) como por ejemplo los conflictos de pareja que comparten  la misma residencia, pero dividida por la mitad, de una forma real o simbólica.

Dos ejemplos: un señor en un barrio periférico de una gran capital, donde cada día aumentaba la población de inmigrantes. Se sentía aislado y no quería o no se atrevía a salir de casa.  Sus vecinos le producen asco, y desarrolló una diabetes tipo II.

Un hombre tuvo que separarse de su hija a causa del divorcio. El vivía esta separación como un aislamiento. Decía «no tengo contacto con mi hija porque su madre le habla mal de mi»,»mi relacion con mi hija es muy fría por culpa de su madre». también desarrolló una diabetes tipo II.

 

CONFLICTOS DE SEPARACIÓN, continuación

Psoriasis

La psoriasis es un conflicto de separación del padre. También puede ser un conflicto de doble separación y la zona donde se expresa la psoriasis indica el conflicto.

Como el caso de un niño, ya casi adolescente, que empezó a tener psoriasis tras la separación de sus padres. La madre convivía con otro hombre y el hijo deseaba estar con su padre y no con la pareja de su madre.

Una mujer tenia psoriasis en todo el cuerpo. Se le había desencadenado tras la muerte de su padre. Este era para ella el cielo mismo, expresión que utilizo al analizar su historia. Había un componente transgeneracional muy importante.

Oído (externo)

En el oído externo suele producirse eccemas. El conflicto también tiene que ver con la separación, con no volver a escuchar las palabras de alguien muy querido.

Una patología común en el oído interno son los acufenos. Tienen que ver con el deseo de oír o con el deseo de no oír lo que se dice, porque representa una agresión contra las propias ideas o sentimientos. Son palabras injuriosas que atacan mi concepción personal de la vida.

Por ejemplo, una mujer empezó a tener acufenos a partir de una conversación telefónica con su hermana en la que sintió un gran resentimiento por todo lo que había tenido que oír de su boca.

Vagina

La vagina es una zona de contacto muy interna en la mujer. Las patologías asociadas a esta parte del cuerpo tienen que ver con la perdida del contacto intimo. Un eccema en la vagina es un conflicto de separación del sexo del amante. La vaginitis, por su lado, es un conflicto de separación con un gran sentimiento de ira.

En la reparación siempre hay infección; el papiloma virus se expresa en esta fase. Tiene que ver con un conflicto de relaciones sexuales que ensucian, como cuando una mujer descubre que su pareja mantiene relaciones sexuales con otra.

Cornea y conjuntiva

Los conflictos en la cornea y la conjuntiva están relacionados con la separación visual. La conjuntivitis es un conflicto de separación; una negación a ver lo que pasa, pues ello produce mucha ira o cólera. También puede deberse a la perdida del contacto visual con una persona querida, o a la ira derivada de observar una conducta indeseada en alguien a quien se quiere. En la fase de reparación siempre hay inflamación y dolor.

BIODESCODIFICACION- DELGADEZ Y ANOREXIA

Si sufres delgadez desde tu infancia, ello indica que desarrollaste desde muy pequeño una creencia al rechazo o al abandono, incluso es posible que esta creencia haya surgido antes de tu nacimiento porque uno de tus progenitores no quería tener un hijo o no quería un hijo de tu sexo. Es importante que compruebes si tus padres realmente te rechazaron o si lo que rechazaban era la situación que vivían en el momento de tu nacimiento. Aún cuando hayas sido rechazado realmente, o no se hayan ocupado lo suficiente de ti, debes saber que una persona que rechaza a otra está expresandosus límites. Actúa así porque los rebasaría si lo hiciera de otra forma. En ese momento no ve otra solución. Debes comenzar a creer que tienes todo lo necesario para hacer tu vida por ti mismo y que la ausencia o el rechazo de los demás es una experiencia que viviste. A ti te toca decidir si quieres seguir viviendo esta experiencia en la aceptación o no. Tu elección, así como sus consecuencias, son responsabilidad tuya.

La anorexia está caracterizada por un rechazo completo de la vida. Es la desgana total por todo lo que vivo en mí y que puede entrar en mi cuerpo feo para alimentarlo. Este sentimiento puede incluso transformarse en odio.

Existen varios símbolos de vida: el agua, el alimento, el aspecto materno (madre), el amor, el lado femenino. Es el deseo ardiente e inconsciente de escapar de la vida, de odiarse y de rechazarse porque vivo el miedo extremo de abrirme a la maravillosa vida alrededor mío. Vivo desánimo a tal punto que me pregunto lo que podría ayudarme. Tengo el deseo inconsciente de “desaparecer” para molestar lo menos posible a mi entorno. Me rechazo pues permanentemente. La anorexia y la obesidad vienen de un sentimiento profundo insatisfecho de amor y de afecto, aunque las dos enfermedades toman físicamente caminos divergentes. Varios trastornos de la alimentación descansan sobre la relación madre– hijo en la cual existe o existió un conflicto.

Me visualizo liberándome de estos aros diciéndoles “GRACIAS” por la toma de consciencia que me ayudaron a hacer pero sabiendo que, ahora, ya no son necesarios.
Visualizo también esta imagen: con cada inspiración, más luz está entrando en mí para llenar mi sentimiento de vacío interior.

¡Contacta y ELIMINA ese KARMA NEGATIVO que no se despega de TI!
320-718-0798
314-745-1081

Biodescodificacion de LABIO LEPORINO!!

CONFLICTOS DEL APARATO DIGESTIVO- BOCA- LABIO LEPORINO.

El aparato digestivo se ve especialmente afectado por los conflictos de bocado, ya sea en un sentido real o simbólico. En los seres humanos, los bocados son mas simbólicos que reales.El bocado podría ser un aumento de sueldo, un ascenso en el trabajo, una posición social, una herencia, el beso de una mujer muy deseada, una situación que no podemos digerir etctera.

La boca, su principal función es atrapar. El conflicto fundamental se expresa como “Ya no puedo atrapar el bocado” y afecta a la submucosa bucal. La persona se encuentra en una grave situación real o simbólica de “No poder”.

LABIO LEPORINO

El labio leporino es un defecto congénito de las estructuras que forman la boca: una fusión incompleta de los procesos maxilar y naso lateral. Se trata de un conflicto relacionado con el Proyecto Sentido; un conflicto de la madre cuando está embarazada del niño.

En este caso los conflictos emocionales están relacionados con algo que la madre ya había atrapado y se lo quitaron cuando ya lo tenía en la boca, así como con la incapacidad de atrapar el bocado.

¡PARA SANAR cualquier tipo de relación primero debes empezar POR SANARTE A TI!!… Empieza por sanar tu mente, tu espíritu y tu cuerpo y PERMITE QUE TU AURA IRRADIE SERENIDAD…

Contacto:
320-718-0798
314-745-1081

BIODESCODIFICACION BIOLOGICA!

BIODESCODIFICACION BIOLOGICA!

 

Si el síntoma existe es porque responde a una necesidad concreta. Cada conflicto o problema tiene un órgano específico en el cuerpo en el que va a exteriorizarse ya que necesita una salida. Las patologías y las limitaciones de vida no son algo que está en nuestra contra, sino elementos que nos permiten comprender cuál es el ecosistema en el que vivimos y por qué es útil el síntoma. Para la Descodificación Biológica, el cuerpo está de nuestra parte.

 

Descodificar es, en realidad, aprender a hablar el idioma del cuerpo. Entender que cada síntoma tiene una palabra y una función; y es en base a esa función y utilidad que los descodificadores biológicos vamos a buscar en la etapa biográfica de la persona cuáles son los momentos a los que el síntoma está brindando una solución. Se acaban las fiestas,

COMIENZA ESTE AÑO CON PIE DERECHO.

Eres merecedor de tener un año TRANQUILO Y EN PAZ, limpia tu AURA y sana el MAL KARMA que puedes vivir este 2019. Contactame!

314-745-1081

320-718-0798

RITUAL PARA INICIAR 2019 CON PROSPERIDAD!

Necesitas: 1 mantel blanco, 1 mesa redonda, 1 plato de vidrio blanco, 1 imagen de un Ángel, 1 copa con agua, 1 vela blanca, 1 vela verde, 1 vela naranja, 1 vela violeta, sahumerio de sándalo y monedas.

-¿Cómo hacer el ritual? Coloca el mantel sobre la mesa en un lugar céntrico de la casa. Sobre el plato coloca las velas. El Ángel va al lado derecho y la copa de cristal con agua al lado izquierdo. El sahumerio adelante del plato junto con las monedas. Este ritual se hace el primero de Enero, por 3 días. Mientras lo haces,

Petición:

“Yo (nombre) tengo todo lo que deseo, sin perjudicar a nadie, poseo bienes materiales y espirituales. Esto ya se cumplió. Pedir prosperidad, amor, pasión paz, salud, éxito, etc.”

Contacto:

314-745-1081

320-718-0798